29 de mayo de 2008

el yesQuero nro. 197

Las Cortes no le copian al Presidente

Por
Rafael Rincón Patiño*

Mientras que la ex representante a la Cámara Yidis Medina “pecó por la paga” —recibió prebendas burocráticas por su voto favorable a la reelección presidencial— y confesó ante la Corte Suprema de Justicia su delito de cohecho, el ex congresista Teodolindo Avendaño manifiesta que él recibió dinero de Yidis Medina pero, dice en su coartada, a título de préstamo para su campaña política.

El senador Teodolindo Avendaño fue quien, extrañamente, se ausentó en el momento de la votación de la reelección presidencial, al parecer comprado por los dineros, las prebendas y las promesas oficiales.

Yidis y Teodolindo hicieron de lo lindo en el 2004 cuando sus humildes votos se volvieron oro y pasaron a ser el botín más preciado del Estado colombiano. Yidis y Teodolindo son el símbolo del acto constituyente del 2004 en el cual un “articulito” de la Constitución fue modificado para dar paso a la reelección inmediata. Una reelección en donde el autor se benefició directamente del cambio de las reglas de juego.

El cohecho parece ser la conducta que simboliza los comportamientos del poder ejecutivo. ¿A qué llama el presidente Uribe V. al Fiscal General de la Nación, o para qué llama al presidente de la Corte Suprema de Justicia? ¿Será para que cumplan con su deber o para moverlos a “retardar u omitir un acto propio de su cargo, o para ejecutar uno contrario a sus deberes oficiales?

En estos dos casos parece que la Fiscalía General le “copia” a pedazos al presidente Uribe V., pero la Corte Suprema de Justicia no le “copia” al presidente.

El presidente con sus llamadas telefónicas y con sus intervenciones públicas realiza una injerencia indebida en la administración de justicia. Su conducta en estos casos vulnera los principios de independencia e imparcialidad de la justicia. Las altas Cortes ya se han pronunciado frente a estos desafueros del ejecutivo que ya no sólo están en boca del Presidente sino también del Ministro de Interior y de la Justicia.

Ahora que se inicia la investigación por cohecho en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes el presidente deberá abstenerse de sus llamadas telefónicas y de los desayunos y almuerzos de trabajo en la Casa de Nariño con los miembros de esta comisión.

El presidente debe contar con todas las garantías constitucionales y legales para su defensa, excepto las garantías y prebendas que da el cohecho para la defensa de los propios intereses.

¿Qué pasaría si al presidente lo investigará la Corte Suprema de Justicia? Sería juzgado con el debido proceso y sin consideraciones a su investidura presidencial, como un ciudadano. No ocurre lo mismo en la Comisión de Acusaciones en donde los jueces naturales, sus congresistas, los congresistas del partido de la U, estarán juzgando a su admirado jefe político.

¿Será que el presidente le va a pedir “objetividad” a sus jueces naturales de la misma manera que lo ha hecho con la Corte Suprema de Justicia desde el momento en que empezaron a procesar a su primo y mentor político Mario Uribe Escobar?

Como están las cosas el Presidente de Colombia no tiene quien lo juzgue: la Corte Suprema de Justicia no es objetiva según el Presidente y la Comisión de Acusaciones está impedida por amistad política.

Es decir, el Presidente es un cuerpo glorioso, está más allá del bien y del mal. Sería bueno reformar un articulito para deshacer semejante entuerto de impunidad.


* Director de la Oficina háBeas Corpus

Medellín, 28 de mayo de 2008

9 comentarios:

Laura María dijo...

A Uribe no le copian los presidentes latinoamericanos, no le copian los demcratas en USA, no le copian los líderes europeos.

Le copian los corruptos y los paramilitares.

Gustavo dijo...

Dr. Rincón el presidente no tiene quien lo juzgue, pero si tuviera el no se dejaría juzgar.

Gustavo C.

Anónimo dijo...

No faltaba más que usted dijera que ese cuerpo de carnitas y huesitos es un cuerpo glorioso.

Glorioso es el espíritu de cuerpo que tienen para tapar todos los crimenes de lesa humanidad.

Glorios es RCN que le encubre y lo glorifica todos los días.

Así vamos muy bien. No camino a la reelección, sino camino a la eternidad.

Quien cree en él no moriráaa para siempreeee

Carlos Horacio dijo...

El 84 por ciento de los colombianos somos como Yidis y Teodolindo, pero Uribe es Uribe, no hay dos hp como ese.

Anónimo dijo...

URIBE LE COPIA Y A BUSH, PA QUE MAS?
VAMOS GANANDO.

CEEST CORPORACIÓN SOCIAL DEL TRABAJO dijo...

Rafael.
Hemos visto que los debates de control político, del congreso de la república, son sólo eso, nunca han servido para sancionar o enderezar a nadie ni a nada, pero el antecedente de reformar la constitución para permitir la reelección, con improvisación de leyes diseñadas a la carrera y a la medida del gobernante de turno, ha permitido, como se previó desde el comienzo, la entrega de todos los poderes al ejecutivo; si ese articulito va a continuar, la corte constitucional o alguien, deberá pronunciarse en relación a la adecuación de la estructura del estado, para mantener el equilibrio de poderes, de otra manera, seguiremos presenciando pasivos, la desaparición de las ramas legislativa y judicial, que hoy como usted lo manifiesta, están al servicio del ejecutivo, o peor que sigan existiendo pero como floreros de palacio.
Un abrazo

Claudia dijo...

Buenìsimos Rafael tus artìculos.
Gracias por ofrecernos estas lecturas. "simplemente" reales. Làstima que este anàlisis nos llegue justamente a los que no creemos en ese "dios".
Lo veremos en La Corte penal Internacional.. no se cuàndo, años ... los que sean, pero que la vida nos de esta oportunidad.
saludos.

Gracias!

Anónimo dijo...

Nos sentimos como engalletados', dice la representante Amanda Ricardo sobre 'yidispolítica'

La presidenta de la Comisión de Acusación de la Cámara acepta que es uribista y dice sentirse orgullosa de ello.

Pero advierte que ni eso, ni el hecho de que la mayoría de la Comisión pertenezca a partidos de la coalición de Gobierno, va a impedir que se tome una decisión imparcial, en la demanda por cohecho contra el presidente Álvaro Uribe en el caso de Yidis Medina.

La cercanía suya con el Gobierno genera suspicacias. ¿Eso afectará la decisión final de la Comisión de Acusación?

No. Fíjese que yo soy uribista, y me siento orgullosa de serlo, pero también soy la Presidenta de la Comisión. A mí no me pueden tildar de que yo haya hecho algo amañado y mucho menos deshonesto.

¿Se puede esperar imparcialidad y transparencia en este proceso, siendo la mayoría uribista?

Ese es el reto que tenemos en la Comisión, actuar con mucha mesura y con claridad. Por eso se creó el triunvirato de investigadores en la demanda.

¿Eso garantiza la imparcialidad?

Aquí está en juego la responsabilidad de cada miembro de la Comisión, que está integrada por personas de distintos partidos políticos. Repito, por eso se escogieron investigadores de varios partidos: uno liberal, otro conservador y uno más de Cambio Radical.

¿Cómo se puede confiar en una de las comisiones más desprestigiadas del Congreso, en la que nunca pasa nada?

He querido que a la Comisión de Acusación le quitemos todos esos sinónimos, apelativos, términos displicentes. Venimos trabajando desde hace un año, con mucho ahínco, para reformarnos. Queremos actuar como cualquier juzgado.

No es lo mismo investigar a un ex fiscal que al Presidente ¿No les inquieta?

De pronto por la publicidad que le dan los medios; eso causa impresión cuando uno no está acostumbrado. Ustedes son los que hacen que esta clase de denuncias tengan una connotación distinta.

¿Se sienten 'enchicharronados' con los procesos contra el Presidente?

Esa es una palabra muy fea. Más bien digamos que nos sentimos como 'engalletados'.

Anónimo dijo...

"Yidispolítica en pasado, presente y futuro… que es presente al mismo tiempo." En:

www.desalambrando.col.nu Una mirada política alternativa